BURILES DE ENGARCE

Los buriles que vamos a utilizar para engarce de piedras preciosas mediante la técnica de engarce con granitos, esta técnica no surge sino hasta mediados del siglo XVIII con el auge de la talla diamante, y consta de levantar una viruta de metal sin desprenderla, para utilizarla en la sujeción de la pieza. Esta técnica nos permite logras superficies llena de piedras uniformes, y evoluciona mucho la técnica del engarce que hasta el momento se realizaba mediante virolas y alguna adhesivo.
Y los buriles que utilizaremos son el angle N° 5, que termina en punta con un ángulo de incisión de 45° aproximadamente para levantar el grano o viruta y para la posterior acercamiento del grano sobre la piedra. Y el angle N°2 , de un ángulo más fino, de aproximados 15° de incisión. Que se utiliza para limpiar la superficie que rodea a la piedra y a los granos, ya que por sus características nos permite acceder fácilmente entre los diminutos granos y para dar una buena terminación al engarce logrando lo que se denomina “corte de lustre”, y este se logra recién cuando la superficie que rodea a la piedra logra disimular la zona de donde se sacó metal para el grano, con facetas uniformes y brillantes. Esta técnica requiere de mucha destreza y técnica por parte del engarzador, y fundamental un perfecto mantenimiento y preparación de los buriles a usar, ya que el metal de la pieza copiara fielmente la textura que tengan los buriles utilizados.